o alemão chegou

IMG_0936

Prometí hacer un reporte al menos semanal de mis andanzas por la tierra del país tropical, y aquí va la primera de ellas.

Así fue, pues aquí todo gringo rubio es tildado de alemán. Más si a eso le añadimos la piel blanca que acostumbramos a tener en León por estas fechas. Después de mucho tiempo , el día de viajar a Brasil había llegado. Era 23 de enero. La emoción empieza en Barajas, cuando ves el nombre de la ciudad en la puerta de embarque, a pesar de que sabes que por delante hay un viaje largo. Bueno, realmente ese “viaje” empieza mucho antes, incluso antes de cerrar maletas y salir de casa, pero esa es otra historia.  Algo antes de las 19.30 hora de Rio de Janeiro, el avión de Iberia hacia su llegada en la “cidade maravilhosa”.

Con la música de Tom Jobim en el ipod y los nervios de muchos encuentros estaba en el aeropuerto de Rio, recién salido de un vuelo que a pesar de haber sido largo y pesado, no pasará a liderar el ranking de mis viajes pesados y largos en el tiempo. Algún viaje a sitios mucho más cercanos se me han hecho más pesados.

La entrada en el país fue buena, sin problema. Los últimos días me había preocupado en tener todo en orden, todo lo que se pide desde la página web del consulado para obtener el visado turista sin problema. Todo lo del principio de reciprocidad aplicado desde hace ya más de un año y la lista de documentos necesarios, relativos a reservas de hotel, lugar de estancia, dinero, y billete de regreso, todo , se quedó en un “boa tarde” por mi parte a la señora que estaba en el control de entrada y un sello en el pasaporte. No tuve que entregar nada. Tal vez no sea lo normal, pero fue lo que a mi me paso, lo único a destacar es que la señora corrigió mi “boa tarde” por un “boa noite”, ya que, y según me informé luego, a partir de las 19.00 más o menos, y a pesar de que aun haya sol, la gente ya suele utilizar el “noite”.

Una vez dentro del país y con los abrazos que estaban esperando, quería conocer y reconocer todo, el lugar, empezando por el aeropuerto, pero sobre todo “respirar” Brasil, la gente, los movimientos, todas esas cosas que uno se fija cuando uno llega a un nuevo sitio pero que rápido se acostumbra y nadie luego comenta. Uno se fija en el color de los taxis, en las matrículas, en como más o menos viste la gente, el tono de voz, la educación del señor del ascensor, la chica que atiende en la tienda de pão de queijo, pagar en reales, en definitiva, y como dice la canción de Tom Jobim, “ver Rio de Janeiro”.

Y así desde el aeropuerto a descansar para empezar una aventura que, después de una semana aquí puedo decir que está cumpliendo las expectativas. Vendrían días de Lapa, Ipanema, Pão de Açucar, Catete, Centro, Aterro do Flamengo, Copabana, pero eso, lo contamos la próxima.

IMG_0499 IMG_0509 IMG_0936

Anuncios

2 pensamientos en “o alemão chegou

  1. Me he puesto nervioso solo de leerlo!!! =D me encantan los viajes llenos de anécdotas, todo tiene que ser tan diferente allá,….espero pronto visitar Brasil!! disfruta Hector!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s